PSICOLOGÍA CLÍNICA

Ofrecemos un espacio en el que poder expresar tus inquietudes y donde te ayudaremos a marcar tus objetivos y a tomar decisiones. Todo ello dentro de un marco de confianza y confidencialidad. En esta área, se evalúan y tratan los diferentes trastornos o problemas afectivo-emocionales y conductuales que usted pueda presentar. La intervención psicológica tendrá como objetivo resolver los problemas que usted nos plantea respecto a sus dificultades para adaptarse al medio en que vive. Así pues, el objetivo principal será la sustitución o modificación de los comportamientos, pensamientos o sentimientos desadaptativos o problemáticos por otros más adaptativos, aprovechando al máximo los recursos que usted ya posee y las condiciones de su medio. Los tratamientos psicológicos implican un trabajo conjunto entre cliente y psicólogo.Los pasos a seguir en un proceso psicológico son evaluación, diagnóstico, tratamiento, seguimiento y prevención de recaídas. Atendemos a todas las edades: niños, adolescente, adultos y mayores. De este modo, abarcamos un amplio espectro de los problemas del ámbito familiar.

Entre los tratamientos que ofrecemos, destacamos:
  • Trastornos desadaptativos, depresión, duelo
  • Ansiedad
  • Estrés
  • Trastornos obsesivo-compulsivos
  • Trastornos de alimentación
  • Dificultades relacionales Coaching (ayudamos a las personas a buscar el camino más eficaz para alcanzar sus objetivos utilizando sus propios recursos y habilidades: deportistas, empresarios, trabajadores, estudiantes, familias…)

Sesiones específicas para la ayuda en la crianza, psicoeducación, tratamiento de trastornos específicos de la infancia y problemas de los propios padres o educadores con el manejo de conductas tales como agresividad, rabietas… así como todo tipo de conductas que pudieran influir negativamente en la convivencia familiar. Dotamos a las familias de estrategias para poder modificar aquello que consideren.

TERAPIA CON NIÑOS Y NIÑAS

En las etapas de desarrollo de nuestros/as hijos/as, en ciertas ocasiones nos sentimos preocupados por su comportamiento. La mayoría de las veces se trata de comportamientos normales de la edad, que pueden ser fácilmente reconducidos con la información adecuada. Otra veces el entorno del niño ( colegio, pediatra, comparación con otros niños…) alerta de una situación que requiere de atención.

Cuando algún factor de la personalidad del niño/a le está impidiendo madurar y desarrollarse de manera óptima, dificultando su relación con los demás o algún aspecto de su aprendizaje, puede que sea momento de acudir a un/a especialista que explore la situación.

Tras un primer contacto, se realizarán unas primeras sesiones diagnósticas. Estas 3-4 primeras sesiones, tienen como objetivo entender qué factores están causando dificultades en el niño o la niña y su familia. Para ello, realizaremos tanto sesiones conjuntas con el/la menor, como con la madre y el padre, así como individuales con el niño/a. Recabaremos información del colegio así como informes médicos en caso de que existiesen.

Tras este primera fase de valoración, informaremos al padre, a la madre y al niño/a de los resultados de la misma. A continuación propondremos el proceso terapéutico adecuado para cada caso: la duración, frecuencia de las sesiones, honorarios…

En la terapia infantil, abordamos con el niño o la niña diferentes aspectos de sus dificultades creando un contexto seguro. Utilizaremos ,como técnica, la terapia de juego que es, en la infancia, el equivalente al lenguaje adulto.

Por último, dado que la implicación de los padres es fundamental en la psicoterapia infantil, su asistencia y seguimiento de las sesiones es imprescindible: haremos sesiones periódicas con los padres.

TERAPIA ADOLESCENTE

La adolescencia es un periodo en la vida en la que la confusión es el aspecto dominante. En ella se inician nuevas relaciones con los adultos, también con el exterior, y se produce una ruptura con el mundo infantil. Además los cambios fisiológicos también tienen que integrarse en la vida de los y las adolescentes de manera que puedan adaptarse a su nueva imagen corporal.

Se trata de una etapa de transición llena de ambigüedades e incertidumbres. Ir adoptando el papel de adultos no es tarea fácil, ni para ellos/as ni para los adultos que les rodean. Es una etapa que ni se puede ni se debe evitar, ya que es una crisis vital que les permite seguir creciendo.

De la misma manera, es una etapa complicada para los padres y las madres que muchas veces no entienden los comportamientos de los hijos y las hijas. Deben de armarse de paciencia y comprensión.

En ocasiones esta crisis afecta de manera excesiva a la familia, creando malestar y sufrimiento. Es en estos casos cuando el recurso a especialistas es recomendable, tanto para los y las menores como para los padres y madres.

Utilizamos el mismo protocolo que en la terapia infantil; sesiones de valoración y sesión de devolución. En determinados casos iniciamos el proceso terapéutico.

Periódicamente realizaremos sesiones con el padre y la madre para crear un entorno que ayude al hijo/a también en casa.

TERAPIA FAMILIAR

En este tipo de terapia no es necesario que exista una patología como tal en alguno de los miembros de la familia. La terapia familiar ayuda a identificar formas de relacionarse en la familia que no son sanas para el desarrollo personal. En ocasiones los conflictos derivados de la falta de comunicación eficaz o de las pautas de relación provocan que más de un miembro de la familia se encuentre mal. La terapia familiar se centra en la búsqueda de soluciones al conflicto, en aumentar el respeto de cada miembro como individuo con sus deseos y necesidades, aumento de la comprensión mutua y apoyo emocional. En la primera sesión recibimos a toda familia, para conocer la vivencia de sus componentes y poder entender mejor el conflicto familiar. Las sesiones siguientes serán algunos miembros o todos otra vez los que acudirán., en función de lo observado en la primera sesión.